Los Funcionarios, también somos hijos del "Creador".

Justicia: 

Aunque para mucha gente, nosotros los funcionarios, seamos la fuente de todos los males, origen de todos los desajustes económicos, que originaron la actual crisis económica, hijos del "ángel caído", del "maligno", del "innombrable"....etc. hay que decir en nuestra defensa y como descargo de todos los pecados cometidos, que la elección del trabajo que desempeñamos, por lo menos en lo que a mí respecta, fue random. Es decir, intervino el azar, sin ánimo de perjudicar a nadie, sólo me interesó lo que a todo el mundo, el "dar alimento" y cubrir las necesidades de mi familia, y todo ello a pesar de los múltiples obstáculos a salvar para tal fin, como son, el desembolso económico que conlleva la preparación de unas oposiciones, las horas de estudio para la preparación de las mismas, etc. Asimismo, las trabas no quedaron ahí, pues una vez aprobadas las mismas, tocaba cubrir los gastos derivados del primer destino que tuve durante un año y medio en Madrid, así como la posterior rueda de viajes por diferentes puntos de nuestra Comunidad Autónoma, hasta que, al fin y después de 15 interminables años pude llegar a trabajar en la ciudad donde tengo mi residencia.
Por todo ello, mi mente no alcanza a racionalizar lo que algunos de nuestros congéneres piensan de nosotros "los funcionarios". Parece, que cuando hablan de "nosotros" hablase de algún "ser demoniaco", de un ser "maligno", el cual tiene como único objeto de su vida, el del lucro personal. He de decir a este respecto que no somos tan diferentes. Muchos de nosotros vamos a misa los domingos y fiestas de guardar y otros no. A algunos nos gustan las Navidades y a otros no. A algunos nos gusta reunirnos en familia para celebrar cualquier hecho digno de celebración y a otros no. Pero lo que sí nos une es el hecho de que todos trabajamos, no por amor al arte, sino para cubrir las necesidades de todas nuestras familias. Lo único que quizás nos separe es que tenemos un "patrón" diferente. En nuestro caso es el Estado.
Por lo que llegado a estas alturas del debate y llegados al punto de que no es tanto lo que nos separa y sí mucho lo que nos une, no entiendo como cuando suenan noticias de recortes, de bajadas, y demás ajustes económicos, es cuando se escuchan los aplausos y los vítores de ciertos sectores de nuestra sociedad. Es una lástima. Por un momento creí que todos éramos hijos del mismo Dios, pero me equivoqué, los funcionarios debemos ser "hijos de un dios menor"......
 

Este sitio web utiliza cookies propias y/o de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.
Haga Click aquí para mas informacion y ver como desactivarlas | Aceptar